miércoles, 14 de mayo de 2014

CORRIENTES

Unidos por el Silencio reclamó funcionamiento 
de Oficina de Control de Ruidos y Vibraciones

La Asociación Unidos por el Silencio solicitó al secretario de Ambiente de la ciudad de Corrientes Félix Pacayut que se cumpla con la ordenanza 5104 y ponga en funcionamiento la Oficina de Control de Ruidos y Vibraciones que ordenó crear el Concejo Deliberante.
Esta nueva estructura permitirá incrementar la recaudación municipal y optimizar el actual servicio que presta la Dirección de Saneamiento Ambiental.
Pacayut, quien posó en la foto junto a representantes de la entidad, reconoció que “la Oficina, ya está creada por ordenanza y hay que cumplirla” por lo que se comprometió a hablar con el intendente, que es quien tiene la última palabra en la Comuna.
Los integrantes de Unidos por el Silencio confían en la decisión del primer mandatario municipal “creemos que no va a haber inconvenientes porque Fabián Ríos declaró en su campaña que el medio ambiente iba a ser una de sus prioridades y este es uno de los temas ambientales que más reclamos genera por parte de la ciudadanía”, comentó Jorge Echeverz, coordinador general del grupo que representa a las víctimas.
Con respecto a las denuncias, en el 2013 Corrientes registró el récord nacional de 11680 reclamos, triplicando las cifras de la ciudad de Buenos Aires con una población diez veces menor.
Esta situación motivó que a fines del año pasado cuando se reformó la carta orgánica Unidos por el Silencio presentara a la Convención Constituyente un proyecto de 71 hojas, con el informe de un prestigioso psiquiatra local y 56 planillas con 1454 firmas que avalan este pedido.
El único servicio que presta actualmente el Municipio en materia de contaminación acústica es el de constatación mediante el uso del decibelímetro pero carece de una estructura que permita educar, concientizar, prevenir conflictos y mejorar los controles por eso cada vez recibe más críticas.
 “Tanto el Concejo Deliberante como nosotros estimamos que esa estructura debe ser la Oficina de Control de Ruidos y Vibraciones porque prevé incorporar a profesionales de la salud y a representantes de las organizaciones de damnificados para trabajar en conjunto con el director que designe el ejecutivo”, manifestó Echeverz.
Luego el dirigente explicó que “esto posibilitará reuniones periódicas y un intercambio más fluido entre todas las partes que permitirá abordar cada caso con mayor seriedad y profesionalismo”.
Posteriormente añadió que la creación de la Oficina “también aumentará los ingresos a la actual gestión porque mejorará la recaudación en concepto de multas y constituirá un fondo con aportes provenientes de inspecciones y certificaciones de aptitud acústica”.
La violencia acústica está resquebrajando el tejido social en distintos barrios de la ciudad y produciendo patologías severas en la salud de los vecinos. En lo que va de 2014 hubo dos mujeres que perdieron embarazos por el estrés que le ocasionaron vecinos con música a alto volumen y varios enfrentamientos en los que tuvo que intervenir la policía provincial.

Publicado por diario El Libertador de Corrientes. Disponible en sitio web:

Publicado por diario Epoca. Disponible en sitio web:

Publicado por FM Alerta Bomberos. Disponible en sitio web:

Publicado por FM News Corrientes. Disponible en sitio web:

Publicado por Corrientes en el aire. Disponible en sitio web:

Publicado por diario digital Momarandu.com Disponible en sitio web:

No hay comentarios:

Publicar un comentario