miércoles, 27 de febrero de 2013

NUEVO RECORD

Se duplicaron las denuncias por ruidos molestos en el mes de enero

A pesar de que enero es un mes en el que las denuncias por ruidos molestos difícilmente superen las dos cifras debido el éxodo turístico y estudiantil, este año se incrementaron en un 115 por ciento comparando el mismo período con el del año anterior.
Las llamadas a la radio municipal pasaron de 91 en enero de 2012 a 195 en enero de 2013, lo cual revela una creciente demanda de los vecinos de la ciudad y un aumento considerable de la contaminación acústica en cada uno de los barrios.
Este último punto demuestra falencias en la actual gestión del intendente Espínola que hasta el momento no ha podido, sabido o querido solucionar este tema.

Fracaso
Para Jorge Echeverz, coordinador general de la Asociación Unidos por el Silencio “la política de mediación y sanciones diferidas que implementó el municipio ha fracasado rotundamente y por eso se han multiplicado las quejas”.
“El problema no es que un vecino ignore que está molestando a otro al escuchar música a alto volumen, lo sabe perfectamente y lo hace a propósito porque eso le da placer y lo hace sentir dominante. Pedirle por favor que baje los decibeles o hacerle un acta de infracción,  retirarse del lugar y cobrársela al cabo de varios meses, agrava la situación en lugar de resolverla porque el que molesta se siente impune y aumenta su agresión”, explicó el dirigente.

Solución
Por eso afirmó; lo que debe hacerse es “adoptar la estrategia de sanciones inmediatas para que el agresor acústico entienda que el Estado no le permitirá avasallar los derechos de otro, y si lo hace, tendrá consecuencias instantáneas como el arresto o el secuestro del equipo”.
Al respecto recordó, que tanto el protocolo que se consensuó en la Defensoría del Pueblo entre representantes de la Comuna, Gobierno Provincial y Poder Judicial, como
el actual Código de Nocturnidad, preveen el decomiso de equipos de sonido y el Código de Faltas de la Provincia, la privación de la libertad por 30 días a los que produzcan ruidos molestos”.
“La ley está, ahora hay que hacerla operativa para bajar estas estadísticas y dar satisfacción a la gran cantidad de vecinos que padecen este flagelo, de lo contrario las cifras seguirán aumentando y Corrientes seguirá siendo, para vergüenza de todos, la ciudad con mayor contaminación acústica del país”, concluyó.

Publicado por diario Época. Disponible en sitio web:

Publicado por diario El Libertador. Disponible en sitio web:

No hay comentarios:

Publicar un comentario