miércoles, 25 de marzo de 2015

CORRIENTES

Inspectores de Ambiente van a domicilios sin sonómetros

Algunos inspectores de la Secretaría de Ambiente de la Municipalidad de Corrientes han adoptado una nueva estrategia para engañar a los damnificados por la violencia acústica. La misma consiste en no llevar sonómetros (popularmente conocidos como decibelímetros), concurrir al domicilio denunciado, tomar todos los datos y volcarlos en un acta de inspección (sin valor sancionatorio) para que si el denunciante los está observando, crea que se labró un acta de infracción cuando en realidad no se la hizo.
Desde la Asociación Unidos por el Silencio informaron que esta parodia se realizó en la madrugada del domingo 22 de marzo en una vivienda del barrio 17 de Agosto ubicada en el sector 2, manzana J, Casa 2, donde un grupo de muchachones, que ya fueron sancionados por el Municipio en 2013, se sentaron en la vereda con un equipo de música que invadía los hogares y no permitía descansar a los vecinos que querían hacerlo.
Al ver llegar el móvil de la Municipalidad, los perjudicados se apersonaron al lugar para presenciar el procedimiento y explicar lo sucedido. Grande fue su sorpresa cuando una de las inspectoras les dijo que ella con ese ruido podía dormir y no superaba los límites establecidos por la ordenanza. Al pedirle que les mostrara la medición, la agente municipal respondió que no tenía sonómetro en el móvil y al preguntarle para qué habían venido entonces y cómo pensaban sancionar a los agresores sonoros, contestó que sólo hacían actas de inspección que sirven como antecedente.
Por esta actitud, los jóvenes subieron el volumen y cesaron recién a las 5.50 (más de tres horas después) del domingo.
Ante esta situación, Unidos por el Silencio responsabiliza al coordinador general de Inspecciones Carlos Cánepa, quien está a cargo de todos los operativos de control que realiza la Comuna capitalina.
“Es una falta de respeto a los que padecen este problema, una burla injustificable y un incumplimiento de los deberes de funcionario público que para las leyes constituye un delito penal”, afirmó Jorge Echeverz, titular de la organización.
Posteriormente, el dirigente agregó “si la Municipalidad ha decidido no aplicar las ordenanzas vigentes y ser cómplice de los agresores acústicos por cuestiones políticas, que lo diga abiertamente y no gaste más tiempo ni dinero en montar este tipo de show, que lejos de conformar, indigna a los vecinos que tributan sus impuestos para poder vivir en paz”.

Publicado por diario Epoca. Disponible en sitio web:

Publicado por diario digital Momarandu.com Disponible en sitio web:

Publicado por diario 1588. Disponible en sitio web:

Publicado por Plataforma unidos contra el ruido en Telde. Disponible en sitio web:

No hay comentarios:

Publicar un comentario