domingo, 20 de diciembre de 2015

CORRIENTES

Vecinos del barrio 17 de Agosto piden al vicegobernador 
Gustavo Canteros que los respete y no los moleste más

Los vecinos que viven en el barrio 17 de Agosto están que trinan porque el vicegobernador Gustavo Canteros se ha dedicado a utilizar los espacios verdes para promover música a alto volumen.
El fin de semana pasado llevó escuelas do zamba a la plaza del Mercosur que provocaron un ruido infernal que se escuchó ocho cuadras a la redonda y en la jornada del último sábado, grupos de Rock que martirizaron a los moradores de la zona y provocaron numerosas denuncias tanto en el Municipio como en la Policía.
“Pensar que a la gente que vive en este barrio se la conquista con ruido y música a alto volumen, es una falta de respeto a la dignidad de cada uno de los ciudadanos que viven aquí”, manifestó Jorge Echeverz, coordinador general de la Asociación Unidos por el Silencio.
Luego agregó “evidentemente Canteros nunca vivió en este lugar ni tampoco lee los diarios, porque si no sabría que el 17 de Agosto es uno de los barrios que produce la mayor cantidad de agresiones acústicas que existen en la ciudad y por eso mismo es el barrio donde nació Unidos por el Silencio, el que más cantidad de personas aporta a nuestra organización y el que mayor número de denuncias por ruidos molestos realiza tanto a la Comuna como a las fuerzas de seguridad.
Posteriormente explicó “lamento mucho tener que dirigirme de esta forma a quién estimo porque fue mi preceptor en la escuela secundaria, pero no me queda más remedio porque esta empecinado en abusar de este recurso que es muy molesto y dañino, para salir en los medios y obtener el rédito político que no consigue en su gestión como vicegobernador”.
Más adelante afirmo “espero que recapacite, Corrientes se merece un vicegobernador serio, que trabaje, y si verdaderamente está interesado en la integración religiosa como leí en algunos medios, que convoque a los líderes espirituales de distintas congregaciones a su despacho y acuerde políticas de estado. Llevar bandas de rock y cumbia para obligar a los demás a escuchar lo que no desean no es integración religiosa, es una agresión y un atentado a la libertad de elección de las personas”.
Finalmente advirtió “si persiste en su tesitura, los vecinos van a denunciarlo penalmente por todos los daños y problemas de salud que está ocasionando con su inconducta, ya que varias personas resultaron perjudicadas, tuvieron un pico de presión y pueden acreditarlo”.

Publicado por diario digital Momarandu.com Disponible en sitio web:

No hay comentarios:

Publicar un comentario