sábado, 25 de marzo de 2017

BUSCAN RECUPERAR LA PAZ SOCIAL

Más de 80 asociaciones europeas de lucha contra el ruido 
se reunieron en Madrid para limitar el ocio nocturno

La red vecinal “Vivre la Villa Europe” que nuclea a más de 80 asociaciones de lucha contra la violencia acústica de Francia, Italia, Portugal, Bélgica y España, se reunió en Madrid con el objetivo de limitar la movida nocturna para recuperar el espacio público, el paisaje y la tranquilidad en el centro de las grandes ciudades europeas.
Del encuentro (el tercero desde que fue creada la Red en 2010) participaron expositores de la Unión Europea, Ecologistas en Acción, docentes de las universidades de Turín y el País Vasco, líderes vecinales, de opinión y representantes del Ayuntamiento de Madrid.
La conclusión fue que la industria del ocio nocturno, especialmente la que generan los bares y locales bailables, altera la paz social y la calidad de vida de las personas al promover la música a alto volumen que incrementa el consumo de alcohol y drogas.
Asimismo, coincidieron que este tipo de “industrias” degrada el patrimonio arquitectónico, social y cultural de los cascos históricos y afecta el desarrollo económico y productivo de los trabajadores que viven en el lugar.
Además de las ponencias, se realizaron seis talleres de trabajo. En el primero de ellos se abordó el “Marco normativo y la relación con las instituciones” en el que se incluyó una propuesta novedosa que es la creación de los observatorios urbanos para dar mayor agilidad a las respuestas y optimizar el funcionamiento de las administraciones locales.
El segundo versó sobre “El tratamiento urbanístico de los centros históricos” en el que se planteó establecer Planes de usos Urbanísticos específicos para el centro y corregir la falta de equipamiento y servicios públicos para residentes.
El tercero fue uno de los principales ejes del encuentro “Ocio nocturno en nuestros barrios: problemas y soluciones”, en el que se analizaron todas aquellas actividades consideradas una fuente de presión y obstáculo para la convivencia y la calidad de vida de los habitantes del centro de las ciudades. El primer tema que sobresalió fue el del ruido y el segundo, la invasión y privatización del espacio público y el uso descontrolado de las terrazas (mesas y sillas en las veredas) y demás explotaciones comerciales.
El cuarto fue las “Amenazas a futuro: gentrificación y turisficación”, que se manifiesta en el problema de acceso a la vivienda porque el espacio público está ocupado.
El quinto, “La movilidad como problema en los centros históricos”, en el que se habló no solo de los desplazamientos diarios sino también en cuanto a la presión del tráfico que apenas cabe por el trasporte de carga que produce caos.
El sexto fue “Cómo las asociaciones y colectivos de la sociedad civil podemos organizarnos mejor para defender nuestros barrios”, y se acordaron pautas de participación ciudadana y cómo organizar los diferentes grupos para alcanzar una mayor fuerza en el reclamo ante las autoridades, lobbies comerciales y empresariales. Dentro de ese contexto se trataron temas concretos como “Modelos de lucha y exposición de problemas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario